¿Qué tan anónimo y privado es Bitcoin?

¿Te gusto el contenido? ¡Compártelo!

De las varias características que se destaca en bitcoin, hay una entre ellas que es de vital importancia para los usuarios que ya conocen o utilizan bitcoin como también para los principiantes en su uso; se trata del anonimato y privacidad, en especial al momento de realizar una transacción con bitcoin.

Si bien bitcoin posee esta característica, al pasar los años desde su nacimiento en 2008 hasta el día de hoy, se ha demostrado que no es del todo ni anónimo, ni privado, más sin embargo goza de un buen porcentaje alto de esta característica. Al principio o en sus primeros años se pensaba que bitcoin brindaba un cien por ciento de seguridad en lo que anonimato y privacidad respecta, esto, en base de que ocultaba la identidad del usuario o persona que lo utilizase al momento de realizar cualquier transacción o pago con la criptodivisa. No tenías que dar ningún dato personal como tu nombre, fecha de nacimiento, lugar de residencia, nacionalidad, numero de identidad y otra serie de datos que actualmente el sistema monetario tradicional si exige. Al cabo de un tiempo las cosas fueron cambiando justo desde el momento en que empezó a aparecer los primeros servicios o productos centralizados y regulados para usuarios del bitcoin, y que dentro de sus políticas o condiciones exigen la verificación de identidad por parte de cualquier persona usuaria del servicio, como por ejemplo los intercambios, bróker o Exchange de criptodivisas, como también algunas empresas y nuevas startup dedicadas a la compra/venta de bitcoin, función de pasarela de pagos u otros servicios relacionados. Es aquí donde esta característica ya deja de ser tan anónima y privada, puesto que tu dirección o billetera bitcoin la cual anteriormente asignaste a estos servicios o empresas, queda anexada junto con tus datos de validación de identidad.

Todo movimiento o transacción que se haga con bitcoin queda registrado en el libro de contabilidad publico blockchain, y a través de este puede ser visto y auditable por todos en cualquier momento, de ahí su transparencia; pero ¿Qué datos son los que realmente almacena blockchain?

Lo que realmente queda almacenado en la blockchain no es más que la dirección o billetera de origen y destino, la cantidad en bitcoin transferida, como también las fechas y hora de la transacción. En ningún lugar o momento dice quien eres o quedara almacenado tu nombre y datos personales; este sería el nivel de privacidad y anonimato que nos brinda bitcoin, basado en la mera identidad y el uso privado de nuestros datos sin la intervención o manipulación de terceros. Por ejemplo, si hablamos en términos de transacciones de dinero, se entiende como transacción anónima toda aquella donde una persona o entidad tercera no conoce ni al emisor ni al receptor implicado, y como una transacción privada toda aquella donde el ente tercero no conoce el monto transferido, ni la fecha y el motivo por el cual se paga.

Veamos hasta qué punto Bitcoin nos brinda opciones de privacidad y anonimato al momento de realizar una transacción:

Anonimato
Privacidad
  • No revela tu nombre y otros datos personales siempre y cuando estos no estén ligados a una verificación de identidad por servicios de terceros.
  • Tanto emisor como receptor no necesariamente deben conocerse o verse al momento de efectuar una transacción.
  • El anonimato se incrementa cuando existe la utilización de múltiples direcciones de bitcoin por parte de una sola persona.
  • Tu dirección bitcoin, el monto transferido y la fecha son públicas, no obstante, hay privacidad en el motivo del pago.
  • Tu nombre y datos personales pueden tener cierta privacidad dependiendo de las medidas que tomes en el anonimato.
  • Con la descentralización podemos gozar de la privacidad de nuestros datos sin que sean objeto de posibles manipulaciones y tráfico por parte de entidades terceras.

Como podemos notar Bitcoin resalta un poco más por su característica anónima que privada, son sin duda fuertes características, sin embargo, esto no quiere decir que en algún momento no puedan ser vulneradas. Algo contrario sucede con el dinero en efectivo siendo muy privado y anónimo, lo llevas por ahí sin ningún registro de transacción, debajo del colchón y sin ningún control.

Al momento de realizar un pago con bitcoin lo único que se necesita es enviar desde tu dirección o wallet la cantidad de dinero estipulado a pagar a la dirección o wallet receptora, tan fácil como enviar un email sin bridar otro dato personal alguno. Esto mismo no ocurre cuando pagas con tarjeta de crédito y débito, u otro método de pago similar, ya que quedara registrado absolutamente todo, incluida tu información personal; y aunque en cierta medida sea importante para los bancos o estas entidades conocer y llevar un control de quién eres y que haces con tu dinero, es mal visto también que esta información, que debería ser privada, este en manos de posibles manipulaciones y trafico de los datos a tus espaldas. En principio nadie debería saber en qué íntimamente gastas tu dinero, a no ser que tu lo quieras, pero en definitiva es información que debe ser privada.

Recordemos para los que sepan o para los que no saben todavía, sobre las declaraciones que dio el antiguo agente de la NSA Edward Snowden, donde señalaba públicamente como los gobiernos engañan a sus ciudadanos, violentando continuamente su privacidad, rastreando y traficando estos datos en colaboración con grandes corporaciones. Es así como de algún modo Bitcoin sirve de medicina a todas esas acciones antiéticas y manipuladoras del sistema económico/político actual, sin embargo, no debemos convencernos y estar tan seguros de ello, ya que como lo explicaba anteriormente, bitcoin no es del todo anónimo ni privado. Esta privacidad o anonimato dependerá mucho de como almacenamos bitcoin y que cuidados tengamos al momento de usarlo.

En realidad, una dirección de Bitcoin es un pseudonimo de ti, parecido a cualquier nombre de usuario que utilices en una web o red social. En determinado momento y por medio de tu usuario puede alguien averiguar quién está detrás de la cuenta y hacer un seguimiento a todas las publicaciones o mensajes que hiciste en aquella red social. Lo mismo puede llegar a pasar con la dirección de Bitcoin, ya que si saben que eres el dueño de esa dirección pueden ver absolutamente todos los pagos que has realizado, los montos de dinero y las fechas de transacción. Además, debemos ser conscientes que todo queda registrado para siempre en la blockchain sin manera u opción de borrar la información o alterarla posteriormente.

Información de una transacción con bitcoin

Observamos las tres áreas resaltadas en los cuadros. Por un lado, el cuadro numero uno especifica las direcciones implicadas (emisor y receptor), el numero dos muestras la cantidad de bitcoins enviados, y el cuadro tres deja ver la fecha y hora de la transacción. Los demás datos que se muestran son complementarios, arrojan información más técnica respecto a la transacción, pero no por ello son menos importantes, aunque si de anonimato y privacidad se trata, las tres áreas resaltadas en los cuadros son esenciales para una futura verificación.

La manera más fácil de que conozcan tu identidad relacionada con tu dirección bitcoin es como lo explique al principio de este artículo, mediante la validación de tu identidad en portales de intercambios o determinadas empresas que lo exigen. También la puede conocer cualquier persona con la cual hayas compartido tu dirección bitcoin y éste obviamente sepa de antemano tu identidad. De todas formas, aquello no debería tener en situación de alerta al usuario común de bitcoin, puesto que la red Bitcoin busca es ayudar y brindar transparencia en las transacciones efectuadas, libres de cualquier manipulación y corrupción. Es por estas características que Bitcoin no suele ser tan atractivo para los delincuentes o terroristas como mucha gente lo cree; a diferencia del dinero en efectivo.

De todas formas, Bitcoin sigue en la búsqueda de ser cada vez mas privado y anónimo, y los desarrollos que se le ha realizado han servido al mejoramiento de esta característica. Un ejemplo de ello son las direcciones de bitcoin con la implementación segwit haciendo que para cada transacción se utilice una dirección distinta generada automáticamente por el software. De hecho, un usuario de bitcoin puede tener varias direcciones creadas y utilizarlas cuando quiera, como también mover la cifra de dinero que desee en cada una de ellas. Digamos que es una de las estrategias que se recomienda si no queremos tener ligada nuestra cuenta a una sola dirección de bitcoin, además que representaría una mayor seguridad para nuestro dinero.

Por otro lado, existen ciertas criptodivisas o altcoins que como característica principal se basan en el anonimato y la privacidad absoluta. Entre las principales y de más alta reputación encontramos a criptodivisas como Monero, Dash y Zcash, todas fundamentales en esta característica. Inclusive se ha llegado a saber que algunos usuarios de bitcoin transan su dinero por medio de estas altcoins para posteriormente volver a intercambiarlo por bitcoin y así reforzar más su privacidad. Siempre será discutible este tema del anonimato y la privacidad en Bitcoin, pues como se pudo evidenciar implementa ambas cosas. Lo que si queda demostrado es que a Bitcoin no se le puede asegurar su anonimato o privacidad absoluta, mas sin embargo se ha venido trabajando y hecho mejoras en su desarrollo para potencializar cada vez más esta característica.

¿Te gusto el contenido? ¡Compártelo!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.